Cómo trabajar con telas duras

telas duras

Si en alguna ocasión has tenido que trabajar con telas duras lo más seguro es que se te haya complicado; o bien, si estás por hacer tu primer trabajo en una tela dura lo mejor que puedes hacer es buscar algo de información antes de comenzar para mantenerte lejos de los problemas y evitar cualquier error que pueda costarte tiempo o dinero.

Está claro que lo primero que se tiene que hacer es comprar telas de calidad, ya que este es el primer paso para evitar molestias y errores innecesarios. Una vez hayas obtenido telas de calidad, el siguiente paso sería eliminar el miedo a trabajar con estas telas y la idea de que solo depende de tu máquina de coser.

A pesar de que ciertas máquinas de coser pueden tener mejores características para trabajar con telas duras, aunque más que nada nos adentraríamos en un tema de facilidad de uso. De cualquier forma, no se recomienda comprar una máquina de dudosa calidad, ya que, al trabajar con telas duras, como la tela vaquera, se podrían causar daños irreparables a la máquina de coser.

Distintos tipos de telas duras

telas duras

La tela vaquera es una de las más populares y está hecha de un algodón muy resistente con hilos de color azul y blancos. Si te resulta muy complicado, es posible tratarla para suavizala, de forma que la puedas usar en tus proyectos de costura sin tantas molestias. Por lo general la tela se usa en pantalones, chaquetas, y faldas. Recuerda que es necesario usar agujas para Jeans, ya que son las indicadas para este tipo de trabajo.

La felpa es otra de las telas que suelen dar algunos problemas. Es muy parecida al terciopelo, pero tiene el pelo más corto, algo que hace que sea un poco más fácil de manejar. La lona es una tela muy gruesa y pesada que está hecha de Sarga; puede estar confeccionada de una gran variedad de materiales, como lino, algodón, cáñamo, etc.

Hay otras telas como la pana, polar y la que se usa para tapicería. En la mayoría de ellas se deben de tener las mismas precauciones para evitar todos los posibles errores.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*